Prueban con éxito el uso de probióticos intravaginales en ovejas como alternativa a los antibióticos

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email

El grupo de investigación ProVaginBio de la Universidad Cardenal Herrera de Valencia (CEU UCH), liderado por el profesor Ángel Gómez Martín, ha culminado un estudio pionero en el empleo de probióticos en ovejas para prevenir infecciones urogenitales como la vaginitis, un trabajo que forma parte de uno de los objetivos del proyecto Reprovi.

Los resultados, que se publicaron en el una edición especial de la revista Animals titulada ‘Advanced Technology in Animals Reproduction’, demuestran los efectos positivos de esta estrategia alternativa a los antibióticos, disminuyendo los porcentajes de neutrófilos asociados al uso de esponjas vaginales, que pueden causar infección e inflamación, y sin afectar al estado de salud general de los animales, ni a su fertilidad.

En el ámbito de la ganadería ovina, las infecciones genitales en las ovejas repercuten en su capacidad reproductiva, afectando a la sostenibilidad del sector y a los esquemas de selección genética de razas selectas. El tratamiento de este tipo de infecciones es cada vez más complejo, por el aumento de las resistencias bacterianas a los antibióticos conocidos, la escasez de desarrollo de nuevos antibióticos y la reducción en el número de antibióticos que ahora se permiten para uso ganadero. Según Ángel Gómez, “en el tratamiento y la prevención de infecciones urogenitales en humanos se utilizan distintas especies de la bacteria Lactobacillus spp. como probióticos, pero ningún estudio hasta ahora había analizado su potencial frente a alteraciones a nivel genital en el ganado ovino.

Los dispositivos intravaginales en las ovejas se utilizan para sincronizar celos y partos. Uno de los dispositivos más utilizados en el sector son las esponjas impregnadas en progestágenos sintéticos. Estas esponjas pueden causar alteraciones en la microbiota vaginal de estos animales, lo que favorece la aparición de patógenos oportunistas que pueden causar infecciones. En este sentido, “este trabajo ha evidenciado además que el empleo de esponjas vaginales en corderas produce una inestabilidad de la microbiota vaginal que favorece la aparición de vaginitis ocasionadas por enterobacterias y que la presencia de estas bacterias está relacionada de forma estadísticamente significativa con una pérdida en la biodiversidad bacteriana vaginal. En resumen, hay un problema infeccioso de considerables repercusiones reproductivas que ha de ser abordado”, destaca el líder del proyecto, el profesor Gómez.

El éxito de este estudio está ligado a las ayudas a Proyectos de Innovación de interés general de Grupos Operativos de la Asociación Europea para la Innovación en Materia de Productividad y Sostenibilidad Agrícolas (AEI-AGRI), en el Marco del Programa Nacional de Desarrollo Rural 2014-2020 (FEADER).

Fuente: https://www.uchceu.es/universidad-valencia

-Descargar artículo.

Quizá también te interese