“La disparidad de resultados dificulta la consolidación del empleo de la inseminación artificial”

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email

Roberto Gallego es secretario ejecutivo de Agrama, la Asociación Nacional de Ganado Ovino Selecto de Raza Manchega, socio promotor de REPROVI, y entre cuyos objetivos está la mejora genética de la oveja manchega, en cuya consecución, con sus luces y sus sombras, juega un papel fundamental la IA. Sobre ello y su aportación a REPROVI profundiza en las siguiente entrevista.

PREGUNTA. ¿Cuál es la implantación de la inseminación artificial entre los productores de oveja manchega?

RESPUESTA. En el Programa de Mejora Genética de la Raza Ovina Manchega se empezó a utilizar la inseminación artificial en el año 1988 (algo menos de mil quinientas ovejas de dieciocho ganaderías). A partir de ahí, se ha ido fomentando el uso de la I.A. entre las ganaderías colaboradoras hasta superar, a principios del año 2000, la barrera de las 30.000 inseminaciones por año. Desde entonces, salvo un año mediocre por diferentes causas, se ha mantenido con cierta estabilidad con variaciones que han ido desde las 35.357 en el año 2010 a las 26.168 en 2018.

PREGUNTA. ¿Cuáles son los principales problemas que os encontráis a la hora de desarrollar la técnica? De alguna manera, ¿tenéis cuantificada la tasa de éxito/fracaso entre vuestros ganaderos?

RESPUESTA. Creo que, al principio, la idea que arraigó con la inseminación artificial entre los ganaderos fue, mayoritariamente, su justificación para la difusión de la mejora genética (tanto a nivel de los mejorantes, como de los sementales en testaje). Posteriormente han prevalecido otras ventajas derivadas de su uso, como la conexión de los rebaños, la asignación de paternidades dirigidas, control sanitario, etc. Pero no todo son ventajas. El principal inconveniente es, a mi juicio, la baja eficacia que tiene el empleo de esta herramienta en términos generales y la dificultad para controlar los factores que le afectan. El esfuerzo que hace el ganadero es muy grande. Elige sus mejores ovejas, busca una situación favorable para la inseminación, invierte dinero en la sincronización, controla el manejo excepcional que requiere, tanto antes como durante, incluso, después de la inseminación, etc. Y a partir de ahí, si consigue una paridera con un rendimiento cercano al 50%, podría calificarse como bueno. Y por debajo, regular (o malo, según se vaya alejando de ese 50%).Los problemas que nos encontramos no son, en mi opinión, únicamente dependientes de la ganadería, sino del sistema en sí (de la técnica, de factores dependientes del macho, de la hembra, etc.).

PREGUNTA. ¿Qué otros problemas os soléis encontrar?

RESPUESTA. Antes mencionaba la sincronización, el empleo de métodos hormonales, imprescindibles para poder llevarlo a cabo. Otra dificultad radica en que las dosis que se utilizan, al menos en la mayoría de las inseminaciones, son frescas, refrigeradas (15ºC), con una vida útil determinada, lo que implica recogidas y preparación de horas, y no muchas, antes de su aplicación. Pero la peor de todas es la dificultad para garantizar unos resultados aceptables. Es cierto que hay ganaderías que obtienen rendimientos mejores que otras, pero también ocurre que a veces, en una misma ganadería, se obtienen resultados buenos y otros regulares, desastrosos, etc. La disparidad de resultados dificulta la consolidación de su empleo en buena parte de las ganaderías.

PREGUNTA. ¿Qué papel jugáis desde Agrama dentro del GO REPROVI? ¿Qué es lo que os empuja a participar en esta iniciativa?

RESPUESTA. Agrama, al igual que el resto de las asociaciones (Anche, Assafe y Confelac) somos miembros promotores de este proyecto cuyo fin fundamental es mejorar la fertilidad a través de la inseminación. Es de sobra conocido y estudiado, la tendencia genética de las poblaciones de animales en los diferentes Programas de Cría. Así, las hembras fruto de monta natural y padre desconocido están claramente distanciadas del resto de la población, tanto de ovejas de monta natural con paternidad como, sobre todo, de las hijas de inseminación artificial. Todo esto se traduce en diferencias productivas muy significativas (en nuestro caso, con más de 20-30 litros de unas a otras), de ahí que el objetivo final sea que las hijas de IA representen un porcentaje significativo respecto al total de la reposición y no, como ocurre en la realidad, que sea tan solo un 10-20% a lo sumo de esta. Para ello nos hemos propuesto diferentes propósitos en pos de una mejora integral de los resultados, actuando tanto a nivel de la sincronización, de la calidad de las dosis y su vida útil, de los factores que en cada ganadería pudieran influir en los resultados, para al final, demostrar la viabilidad económica del impacto de la IA en la rentabilidad de las explotaciones (y de los Programas de Cría), etc.

PREGUNTA. ¿Dónde pensáis que puede encontrarse la clave para que la inseminación artificial pueda tener éxito entre los ganaderos? En definitiva, ¿por dónde esperáis que vayan las conclusiones del proyecto puesto en marcha por el GO?

RESPUESTA. Es complicado, muy difícil. Son muchos y variados los factores que hacen que los resultados sean aceptables (o buenos). Por tanto, aunque se deberán proponer soluciones generales, no descartamos que tengamos que aplicar condiciones más dirigidas en algunos casos.Por otra parte, la Inseminación Artificial Ovina en su conjunto no ha sido, a diferencia de otros rompecabezas que sufre la ganadería, motivo de importantes inversiones e investigaciones, exceptuando los esfuerzos realizados por centros de investigación, universidades, etc. (tesis coctorales, experiencias, etc.) ligados a una raza (extrapolando esos resultados al resto), posiblemente, por lo que representa respecto a las poblaciones de ovino en España (se inseminará entre el 0,5-0,7% de efectivos). Por tanto, confiamos que, con la participación de las principales razas de ovino de leche en España, consigamos poner en valor nuestra experiencia particular y que todo ello redunde en nuevos logros para seguir avanzando en la aplicación de esta técnica.

Quizá también te interese