“La difusión va pareja al éxito de la inseminación artificial”

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email

La Asociación Nacional de Criadores de Ganado Ovino de Raza Assaf, creada en abril de 2002, es la encargada de gestionar el Programa de Mejora Genética de la raza y, como consecuencia, una de sus funciones es el perfeccionamiento de las ganaderías pertenecientes a la asociación. Fernando Freire es su gerente.

PREGUNTA: ¿Cuál es la implantación de la inseminación artificial entre los criadores de oveja Assaf?

RESPUESTA: Hay que distinguir entre aquellos ganaderos que están en el núcleo selectivo de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Ovino de Raza Assaf (Assafe) y los que no están en la asociación. Todos los ganaderos de Assafe inseminan el 25% de sus reproductoras por obligación, lo que hacen unas 40.000 inseminaciones al año. Eso, comparado con el censo ovino lechero nacional, supone aproximadamente un 1%, con lo cual el recorrido es enorme.

PREGUNTA: ¿Cuándo se produjeron las primeras inseminaciones?

RESPUESTA: Aquí hay registros de hace más de 25 años, en los años 90 ya había ganaderos de Assafe inseminando.

PREGUNTA: ¿Cuáles son los principales problemas que os encontráis a la hora de desarrollar la técnica?

RESPUESTA: Nos enfrentamos a dos problemas. El primero es la tasa de fertilidad que se obtiene por la inseminación, que está por debajo del 50%. En el caso de Assafe estamos en torno al 40-41%. Eso lógicamente es un problema. Aunque en otras especies como el vacuno puede ser una tasa aceptable, en nuestro caso es un dato que se puede mejorar significativamente. Eso permitiría difundir más la mejora genética a través de la inseminación y obtener mejores resultados reproductivos y, por lo tanto, económicos en la explotación. El segundo de los problemas es la dispersión del dato de fertilidad. ¿Qué quiere decir esto? Que hay casos en que sale un 30% y casos que sale un 60%. Como influyen tantos factores en el proceso, en una misma ganadería puedes encontrarte casos del 20% de fertilidad y casos de un 60% haciendo prácticamente lo mismo. Uno de los objetivos que hay en el grupo operativo REPROVI es precisamente ese, detectar esos malos datos de fertilidad y ver a qué se pueden achacar.

PREGUNTA: ¿Qué papel jugáis desde Assafe dentro del GO REPROVI? ¿Qué es lo que os empuja a participar en esta iniciativa?

RESPUESTA: Ponemos a disposición 130 ganaderías que están dentro de la asociación, donde se prueban todos los retos o resultados que se quieren obtener del grupo operativo. Los ganaderos ponen a su disposición los animales para que mejoremos los resultados de esta fertilidad a través de varias líneas de trabajo.

PREGUNTA: ¿Qué objetivos buscáis?

RESPUESTA: El objetivo principal es que se mejoren los índices reproductivos y difundir la genética. Al final una cosa es hacer genética y tener buenos resultados y animales muy buenos, pero si no consigues difundirlo a través de la inseminación… La difusión va pareja al éxito de la inseminación artificial.

PREGUNTA: ¿Dónde pensáis que puede encontrarse la clave para que la inseminación artificial pueda tener éxito entre los ganaderos?

RESPUESTA: Nosotros tenemos claro que hay dos partes: el macho y la hembra. En la parte de la elaboración de las dosis seminales, aunque la sanidad de las dosis es uno de los objetivos del proyecto, creemos que hay más puntos de mejora en la parte de seleccionar correctamente los lotes de receptoras, y especialmente en cuanto a la alimentación de estos animales. El proceso de inseminación no es de un solo día, hay que preparar los animales con antelación. Como dicen los franceses, tiene un proceso de meses, de meses de preparación del animal, de una buena alimentación, de una buena condición corporal, de una buena selección esos animales, de inseminar realmente los buenos, no inseminarles con mucha producción lechera porque estás perdiendo puntos de efectividad… Creemos que el enfoque puede ir hacia unos protocolos de sincronización y especialmente una selección más cuidada del lote de hembras. Por ahí creemos que se pueden mejorar algunos puntos. No se le puede pedir todo al animal.

PREGUNTA: ¿Cuál es la implantación de la inseminación artificial entre los criadores de oveja Assaf?

RESPUESTA: Hay que distinguir entre aquellos ganaderos que están en el núcleo selectivo de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Ovino de Raza Assaf (Assafe) y los que no están en la asociación. Todos los ganaderos de Assafe inseminan el 25% de sus reproductoras por obligación, lo que hacen unas 40.000 inseminaciones al año. Eso, comparado con el censo ovino lechero nacional, supone aproximadamente un 1%, con lo cual el recorrido es enorme.

PREGUNTA: ¿Cuándo se produjeron las primeras inseminaciones?

RESPUESTA: Aquí hay registros de hace más de 25 años, en los años 90 ya había ganaderos de Assafe inseminando.

PREGUNTA: ¿Cuáles son los principales problemas que os encontráis a la hora de desarrollar la técnica?

RESPUESTA: Nos enfrentamos a dos problemas. El primero es la tasa de fertilidad que se obtiene por la inseminación, que está por debajo del 50%. En el caso de Assafe estamos en torno al 40-41%. Eso lógicamente es un problema. Aunque en otras especies como el vacuno puede ser una tasa aceptable, en nuestro caso es un dato que se puede mejorar significativamente. Eso permitiría difundir más la mejora genética a través de la inseminación y obtener mejores resultados reproductivos y, por lo tanto, económicos en la explotación. El segundo de los problemas es la dispersión del dato de fertilidad. ¿Qué quiere decir esto? Que hay casos en que sale un 30% y casos que sale un 60%. Como influyen tantos factores en el proceso, en una misma ganadería puedes encontrarte casos del 20% de fertilidad y casos de un 60% haciendo prácticamente lo mismo. Uno de los objetivos que hay en el grupo operativo REPROVI es precisamente ese, detectar esos malos datos de fertilidad y ver a qué se pueden achacar.

PREGUNTA: ¿Qué papel jugáis desde Assafe dentro del GO REPROVI? ¿Qué es lo que os empuja a participar en esta iniciativa?

RESPUESTA: Ponemos a disposición 130 ganaderías que están dentro de la asociación, donde se prueban todos los retos o resultados que se quieren obtener del grupo operativo. Los ganaderos ponen a su disposición los animales para que mejoremos los resultados de esta fertilidad a través de varias líneas de trabajo.

PREGUNTA: ¿Qué objetivos buscáis?

RESPUESTA: El objetivo principal es que se mejoren los índices reproductivos y difundir la genética. Al final una cosa es hacer genética y tener buenos resultados y animales muy buenos, pero si no consigues difundirlo a través de la inseminación… La difusión va pareja al éxito de la inseminación artificial.

PREGUNTA: ¿Dónde pensáis que puede encontrarse la clave para que la inseminación artificial pueda tener éxito entre los ganaderos?

RESPUESTA: Nosotros tenemos claro que hay dos partes: el macho y la hembra. En la parte de la elaboración de las dosis seminales, aunque la sanidad de las dosis es uno de los objetivos del proyecto, creemos que hay más puntos de mejora en la parte de seleccionar correctamente los lotes de receptoras, y especialmente en cuanto a la alimentación de estos animales. El proceso de inseminación no es de un solo día, hay que preparar los animales con antelación. Como dicen los franceses, tiene un proceso de meses, de meses de preparación del animal, de una buena alimentación, de una buena condición corporal, de una buena selección esos animales, de inseminar realmente los buenos, no inseminarles con mucha producción lechera porque estás perdiendo puntos de efectividad… Creemos que el enfoque puede ir hacia unos protocolos de sincronización y especialmente una selección más cuidada del lote de hembras. Por ahí creemos que se pueden mejorar algunos puntos. No se le puede pedir todo al animal.

Quizá también te interese